jueves, agosto 18, 2016

Carta de Alianza



18 AGOSTO 2016

Queridos hermanos en la Alianza, 

            Las últimas semanas han sido intensas en acontecimientos sociales, religiosos y deportivos. La vida, ya lo decía Santo Tomás, es un “movimiento permanente” cuya meta es  crecer hacia una mayor plenitud. De entre todos esos hechos, entresaco dos para nuestra meditación: el encuentro del Papa con la juventud en Polonia y las Olimpiadas en Brasil. 

1. “Con la mano en el pulso del tiempo”… me alegró respirar nuevamente el aire fresco que entra en la Iglesia como soplo del Espíritu. El mensaje del Papa tiene vigencia no sólo para los jóvenes. Todos podemos reencendernos en el fuego de Pentecostés. Es el presupuesto para vivir el “Schoenstatt en salida”.  
            En el parque Jordán de Blonia, Francisco recordaba sus años de Pastor en Buenos Aires. Apreciaba la entrega y la pasión que le ponían a sus vidas muchos jóvenes: “Es estimulante escucharlos, compartir sus sueños, sus interrogantes y sus ganas de rebelarse contra todos aquellos que dicen que las cosas no pueden cambiar… Decir misericordia es decir oportunidad, decir mañana, compromiso, confianza, apertura, hospitalidad, compasión, sueños.”
            ¡Qué desafío para nosotros schoenstattianos! Es la promesa de la Mater siempre vigente: “atraeré hacia mí los corazones juveniles y los educaré como instrumentos aptos en mis manos”  ¿Cómo no recordar el corazón juvenil de José Engling, don Joao, Bárbara Kast, la Hna. M. Emilie, la Hna. Fiatis, Mario Hiriart… No depende de la edad: no es importante ponerle años a la vida, sino vida a los años. Y esto se define cada mañana al recordar a quienes que nos esperan y necesitan que le demos una mano y nuestro corazón abierto.
            Le duele al Papa recordar a los jóvenes que parecen jubilados antes de tiempo y que “tiran la toalla antes de empezar el partido”. La Alianza con la Mater nos impulsa a no resignarnos; ella no es un sedante, un mensaje suave y dulzón. La vivencia de la Alianza debe alterar nuestra vida acomodaticia y nuestra falta de verdadera acción. La vida de Alianza nos debe impulsar hacia los más altos ideales.  
           
2. Y ya que muchos habrán visto estos días los juegos Olímpicos, nos vendrá bien recordar algunos jugadores que lucharon más allá de sus fuerzas. Para ganar un partido no hay que abandonarse en la resignación, sino soñar con el triunfo. Hemos tenido sorpresas, ilusiones, desengaños y enseñanzas; medallas de oro, plata y bronce. El Padre Fundador ejemplificaba la forma de vivir nuestra vocación, aplicando la imagen del oro, la plata o el bronce.
            Merecemos la medalla de oro cuando hacemos de cada prueba una oportunidad; del dolor, una ocasión para creer. Sabemos que sin la gracia no podemos hacer nada, pero esa gracia nos impulsa al amor que siempre triunfa: ese amor que es paciente, benigno, ingenioso, activo, capaz de perdonar y empezar siempre de nuevo, como decía San Pablo (1Cor13).
            Para merecer la medalla de plata hay que hacer todo esto, pero sin regatear nunca la entrega. Algo falta quizás. No es fácil vivir la radicalidad del Evangelio: nadie tiene más amor, que aquél que da la vida por sus amigos, decía Jesús.  
            Ya es un gran premio ganar la medalla de bronce. La alcanzan luchadores entusiastas, vigorosos, pero que en algún momento se vuelven inconstantes. Todos sabemos que Dios espera mucho de nosotros, pero a veces surge el miedo de jugarnos por entero. Nietzsche tiene una frase que es una gran tentación: “Pongámosle diques a Dios, no vaya ser que nos anegue”.
            Hay algo que nos diferencia, no obstante, de los atletas olímpicos: nosotros sabemos que sólo podremos ganar alguna de estas medallas, si dejamos que la Mater triunfe en nosotros. Este valor agregado, nos regala varios cuerpos de ventaja y es bueno aprovecharlo.  
            Alguien mencionaba que la Asunción de María y su Coronación es la gran medalla de oro, con Dios la premia para siempre. La aplaudimos en el podio de nuestro corazón y nos alegramos de que haya logrado para siempre la palma de victoria.  

P. Guillermo Carmona. 

martes, agosto 16, 2016

Bodas de Plata Sacerdotales P.Javier Arteaga y P.Pablo Mullin

 El 3 de agosto han celebrado 25 años de sacerdocio los padres Javier Arteaga y Pablo Mullin, ambos platenses, habiendo ingresado al seminario en el año l981, luego de completar sus estudios fueron ordenados sacerdotes el 3 de agosto de 1991 en la Iglesia de Dios Padre por  el Obispo de Quilmes Jorge Novak.

El domingo 14 de agosto, vísperas de la fiesta de la Asunción de la Virgen María, los padres Javier y Pablo celebraron y festejaron junto  a toda la familia de Schoenstatt. Estaban también presentes sus familiares.

La misa fue concelebrada con muchos hermanos sacerdotes entre los cuales se encontraban sus hermanos de curso, su curso estaba formado por nueve novicios, había presentes siete, los que no pudieron venir es porque se encuentran en Nigeria y Schoenstatt.

Para su primera misa   habían elegido el evangelio de la multiplicación de los panes,  poniéndose en manos del Señor con lo poco que tenían, para su misión.  Dios multiplicó los panes y los peces,  y ellos  vieron crecer y ver los frutos de  las familias en los distintos lugares donde les ha tocada estar. La estampa que se nos entregó como recuerdo de las bodas de plata dice: “Y Jesús dijo a sus apóstoles: denles ustedes de comer” Lucas 9,13.

Muchas conocen al P Pablo, pero no todas. El testimonio de una persona que ha trabajado muy cercana a él en los años que fuera asesor de la Plata nos ha expresado: El padre Pablo es alegre, de gran apertura, confiaba en las personas a quienes le fuera asignada alguna tarea dándole seguridad.  Con todos, especialmente con los jóvenes era paternal y firme a la vez. Muy cercano y presente, muy responsable y cálido, siempre dispuesto y alegre. Su paso como asesor de La Plata no fueron tiempos fáciles pero él siempre  estuvo presente.

Qué decir del P Javier, todas lo conocemos. Mas  de la mitad de su sacerdocio estuvo junto a nosotras, la Federación de Madres argentina-Paraguay.
Luego de la celebración eucarística en la Iglesia de Dios Padre, peregrinamos  hasta el Santuario donde renovamos la Alianza junto a la Mater.

Luego nos dirigimos al Solaz para compartir la mesa, un encuentro  de familia. Hubo un video con una reseña de la vida y obra de los festejados, también fueron dirigidas algunas palabras, en el caso del padre Javier, se nos ha pedido a la Federación, Graciela Horga del segundo curso fue la encargada de representarnos y dirigirse al padre Javier, con estas palabras:

"Querido Padre Javier.

Con mucha alegría y gratitud, compartimos junto a usted la celebración de este jubileo de los 25 años de su ordenación sacerdotal.
Le agradecemos su disponibilidad, su entrega generosa y paternal a la Federación de Madres. También agradecemos a nuestra Madre y Reina y a Dios Padre, el que hayan permitido que usted sea nuestro Asistente desde hace ya algunos años.

Dice nuestro Padre y Fundador " un hombre que ama, que ha puesto su amor en el corazón de Dios, participa de la inmensa riqueza del amor de Dios. Si hay algo que no empobrece, es regalar la calidez del corazón ".

Y es eso lo que las madres de Federación hemos recibido de usted Padre Javier: la calidez de su corazón, expresada en su cercanía paternal, su risa alegre y cálida, su conducción tierna.... pero firme a la vez.
Hemos sido testigos de su amor sencillo, cálido y profundo a la Mater y así nos lo ha trasmitido siempre que hemos escuchado sus meditaciones en Retiros y Jornadas.

Decía nuestro Padre y Fundador en sus 25 años de ordenación sacerdotal:
" quiero agradecer a los que vendrán, porque ¿ qué sería de Schoenstatt si las generaciones futuras no están encendidas por el mismo espíritu que nos anima ?
Agradezco a las generaciones de los siglos venideros por la labor positiva que puedan desarrollar.
Que Dios y la Santísima Virgen nos regalen en cada época hombres que entreguen su vida por Schoenstatt.
Desde aquí, quiero agradecer cordialmente a esas generaciones futuras".

Padre Javier, nuestro Padre y Fundador le está agradeciendo hoy, que sea usted un sacerdote de esas futuras generaciones en las que él confiaba para llevar adelante su Obra. Y, por cierto, ha de estar muy contento . Usted es un hombre que arde por Schoenstatt y su misión, con el mismo espíritu que animaba a nuestro Padre.

Que nuestra Madre y Reina le regale siempre la cercanía de su amor maternal, lo guíe y sostenga en su labor pastoral. Y que Dios, Padre de Misericordia, lo colme de bendiciones y continúe animándolo en su entrega sacerdotal al servicio de la Iglesia y de la Obra de Schoenstatt.
 
Padre Javier, en nombre de la Federación de Madres, muchas gracias y felicidades en su aniversario."
                        
Sus palabras calaron hondo en el padre Javier quien se llevó el impreso de lo escrito por Graciela.      

Para quienes pudimos participar  fue una enorme experiencia de familia, hemos presenciado y compartido la inmensa alegría con enormes sonrisas de los padres  Javier y Pablo.

Muchas gracias queridos padres!!! Muchas gracias querido padre  Javier por toda su entrega y presencia para con nuestra querida comunidad.
,



















viernes, agosto 05, 2016

Reflexiones

Asunción de María

Padre Nicolás Schwizer
N° 183- 01 de agosto de 2016

Todos conocemos el contenido del misterio de la Asunción: María fue llevada al cielo con su cuerpo y con su alma. Ella es el único ser humano ‑ a excepción de su Hijo Jesús ‑ que está en el cielo con su cuerpo. Esa es la verdad de fe que el Papa Pio XII ha dogmatizado en el año 1950.

Pero, ¿por qué este privilegio? Sabemos que María ha tenido en su cuerpo inmaculado a Cristo, el Hijo de Dios, y le ha dado un cuerpo humano. Y el Hombre‑Dios está con su cuerpo glorioso en el cielo. Conviene, por eso, que también su Madre participe en esta incorruptibilidad y glorificación del cuerpo. Y así está también Ella con su cuerpo transfigurado en el cielo.

La Asunción es así como la coronación de su vida y nos da una visión más clara de Ella. Es compañera y ayudante de Cristo durante toda su vida: desde la encarnación hasta la cruz, y ahora también lo es en el cielo. Y así participa en el Reino de Cristo y de la Sma. Trinidad.

Por eso es la más poderosa abogada del cielo. Y como está con su cuerpo, está también con su corazón humano, con su corazón maternal.‑ Y porque no solo es la Madre de Cristo, sino también nuestra Madre, entendemos cómo y por qué actúa siempre desde el cielo por nosotros, sus hijos. Y ahora nos preguntamos: ¿qué quiere decirnos Dios por medio de este dogma de la Asunción? La Virgen glorificada en el cielo es un signo de esperanza y de promesa para todos nosotros. En Ella podemos ver prefigurado nuestro propio destino.

La idea de la muerte hace temblar a muchos cristianos. Es natural cierto temor ante lo desconocido, como también el dolor por la separación de una persona querida. Pero para muchos no se trata solo de esto: En el fondo no creen que también nuestros cuerpos resucitarán como el de Cristo. Piensan que después de la muerte llevaremos una especie de vida a medias, como hombres incompletos, como ánimas.

María, en el misterio de su Asunción en cuerpo y alma, nos recuerda que la plenitud del hombre se alcanzará precisamente más allá de la muerte. Recién allá Cristo colmará nuestra alma y nuestro cuerpo de su vida nueva, se alcanzará nuestra liberación definitiva, que incluye la liberación de la muerte. Por eso, sólo Cristo es nuestro verdadero liberador, que nos resucitará a todos.

La Sma. Virgen fue la primera. Ella mereció seguir a Cristo antes que nadie en su Resurrección, porque como nadie le siguió aquí en la tierra. Por eso, desde el cielo, María nos recuerda también la importancia de esta vida terrenal. Es en nuestra lucha diaria, en medio de este mundo, donde se va conquistando poco a poco nuestra propia Resurrección. Así habrá una continuidad total entre nuestra vida en la tierra y nuestra vida en el cielo.

Podemos preguntarnos también: ¿por qué Dios quiso proclamar este dogma de la Asunción? Me parece que Dios quiso manifestar, en la imagen de la Asunta, la dignidad del cuerpo humano y, muy especialmente, la dignidad del cuerpo de la muerte. Cada mujer nació para ser un reflejo de María, para irradiar esa nobleza y realeza de Ella. Cuando encontramos niñas y mujeres así, nos emocionan, porque son como un recuerdo de María.

Sin embargo, nuestro mundo de hoy se esfuerza por destruir esta imagen noble de la mujer. Trata de reducirla a la simple categoría de instrumento de placer. Basta mirar los quioscos de revistas o la propaganda de las películas, para ver la imagen de mujer que se le vende hoy a la sociedad. No podremos construir una sociedad más cristiana, si no forjamos también un tipo nuevo y digno de mujer, según la imagen de María. El idealismo, la moral y la fecundidad de un pueblo se mantiene o desmorona con sus mujeres.

Queridos hermanos, pidamos a la Asunta que Ella siempre nos recuerde la dignidad y nobleza a que toda mujer está llamada. Con Ella, la mujer revestida del Sol y coronada de estrellas, queremos estar, un día todos juntos en el cielo. Pidámosle, por eso, también que Ella vele maternalmente por cada uno de nosotros y nos conduzca a la Casa del Padre.

Además de madre, ¿es la Virgen María mi abogada del cielo?


jueves, agosto 04, 2016

Primera Consagración Curso 24




Primera Consagración
Curso 24
Hija Alegre y Confiada , Camino de Misericordia
Nuevo Schoenstatt
Santuario del Padre
22 de julio de 2016
Fiesta de Santa María Magdalena
  
Y finalmente el gran día llegó . Con nuestro ideal formulado , nuestro documento redactado , nuestra oración de consagración formulada , nuestras velas , cancioneros y con mucha alegría llegamos a Nuevo Schoenstatt con el espíritu dispuesto a recibir todas las gracias que la Mater tenía preparadas para nosotras en ese lugar santo !


A las nueve ya nos esperaban en uno de los salones de Solaz de María nuestras queridas educadoras Marina y Graciela junto con Lux Elena que desde Paraguay vino a acompañarnos .
Café de por medio compartimos una charla muy cálida e informal en la que Lux Elena y nosotras aprovechamos para conocernos un poco más .  Lux Elena tenía muy presente  en su memoria cada una de nuestras cartas y a medida que conversábamos nos iba reconociendo Un muy lindo detalle de parte de ella el mostrarse tan interesada por nuestras realidades .

Ya  sentadas alrededor de una mesa escuchamos lo que tenía preparado para decirnos . Nos pidió santidad más allá de lo posible , total magnanimidad y fidelidad a toda prueba . Resaltó la importancia que tiene el vincular nuestra primera consagración a la realidad que está viviendo cada una porque este y no otro es el preciso momento que la Mater buscó para este encuentro. También nos invitó a reflexionar sobre la responsabilidad mutua entre todas nosotras , hermanas de curso . Nuestros destinos quedan ahora entrelazados . Gracias Lux Elena por tu charla tan enriquecedora !

Cerca de las once caminamos hacia el Santuario donde ya nos esperaba el Padre Javier , algunos familiares y muchas otras madres de Federación . A todos les queremos agradecer muchísimo su compañía !
  
En su homilía el Padre Javier se refirió a esta nueva fiesta de la Iglesia en honor de Santa María Magdalena que tiene la misma categoría que las fiestas en honor a los apóstoles . Jesús Resucitado la llamó por su nombre y así nos llama a cada una de nosotras , por nuestro nombre de pila , porque El nos conoce muy bien . María Magdalena tuvo la misión de llevar la noticia de la Resurrección y hoy nosotras también fuimos elegidas para llevar la Buena Noticia al mundo . Jesús ennoblece en la persona de María Magdalena a la mujer y hoy nos pide ser mejores esposas , madres , abuelas , docentes .



Encendimos las velas , recibimos las medallas , rezamos nuestra oración . Nos sentimos amadas en el cielo y en la tierra . Imposible agradecer tantos dones recibidos !

Fue muy emocionante ver nuestro símbolo apoyado por el P. Javier sobre el altar y frente al Sagrario . Realmente nos sentimos como hijas alegres , sumamente confiadas en el Buen Padre Dios y anhelamos ser caminos de misericordia para muchos.

El P. Javier bendijo de manera especial a nuestra querida hermana Silvia Asis a quien elegimos como madre de curso .


Al terminar la Santa Misa nos esperaba un riquísimo almuerzo sorpresa y una mesa llena de regalos . Todo preparado por madres de otros cursos ! Gracias a todas las que con tanto carińo contribuyeron a que el día fuera tan especial !

 Gracias Mater por haberte fijado en cada una de nosotras , gracias por habernos elegido para este camino , gracias porque nos reuniste y nos cuidas para que caminemos juntas !

  
Luli Massa


miércoles, agosto 03, 2016

Editorial Agosto 2016


Queridos hermanos en la Alianza,

Comenzamos agosto, palabra que proviene de “santo”, “majestuoso” y “digno de veneración”. Si bien fue el Emperador Octavio Augusto quien le puso este nombre a este mes, nosotros le daremos una significación más espiritual y religiosa. Una de las fiestas hermosas del mes, la tenemos al inicio; la de la Transfiguración del Señor. Cuando vamos al Santuario, recordamos quizás las palabras de San Pedro en el Tabor: “¡Qué bien estamos aquí, hagamos tres tiendas!” El Padre Fundador las utiliza en el Acta de Fundación para significar la primera gracia del Santuario. Los invito en este mes a recordar todas las experiencias hermosas que tuvimos en la vida -experiencias de Tabor- y agradecérselas a la Mater en nuestros Santuarios.
En agosto recordamos también la Asunción de María al Cielo. El Padre Kentenich relaciona esta fiesta al anhelo de amor de la Mater, por estar por Jesús: “Tu muerte fue sólo un éxtasis por tanto anhelo, y tu cuerpo nunca experimentó corrupción alguna; ahora reinas transfigurada en la Ciudad Santa, en Sion, cuyas puertas Dios abrió para ti.” (HP, 217)

Los orígenes litúrgicos de esta fiesta se remontan al siglo VI en Oriente y al siglo VII en Roma. Fue el Papa Pío XII quien proclamó este dogma, el 1 de noviembre de 1950,: “…Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial.”
Una semana después, el 22 de agosto, celebraremos María Reina. Es una ocasión para coronarla de nuevo a la Mater como Reina de nuestros corazones, de nuestras familias, nuestra Iglesia y de Argentina.
Les deseo un mes pleno de la presencia transfigurada del Señor y un anticipo de lo que será, según el decir de San Pablo, “vuestro caminar sea en el cielo” (Fil 3.20).

P. Guillermo Carmona

lunes, agosto 01, 2016

Fechas importantes agosto 2016

04 San Juan María Vianney. Día del Párroco
05 Dedicación Basílica Santa María
06 Transfiguración del Señor
07 San Cayetano
15 Asunción de la Sma. Virgen
18 Día de Alianza
20 Hoerde. Fundación de la Federación Apostólica
20/8/47  1º Alianza filial
21/8/42   Franz Reinisch es decapitado
22 María Reina
24/8/1909   P.Kentenich es admitido a la profesión perpetua
26 Beato Ceferino Namuncurá
27 Santa Mónica
28 San Agustín
29 Martirio San Juan Bautista
30 Santa Rosa de Lima, patrona de América Latina